Ancient signs of wisdom (Spanish version)

Antiguos signos de sabiduría 

La ciudad de Atenas es antigua; La gente ha estado viviendo allí desde la era neolítica, y probablemente mucho antes. La ubicación debe su nombre a una tradición que dice que hace mucho tiempo, las divinidades ofrecieron su patrocinio a la ciudad, y se redujo a una elección entre Poseidón, el dios del mar, y Atenea, la diosa de la sabiduría. Estar bajo el cuidado del dios del mar quizás habría tenido sentido, ya que la amplia y reluciente llanura del Egeo es visible desde las alturas de la Acrópolis, y la cerámica primitiva de la región estaba abundantemente decorada con peces y pulpos con los ojos muy abiertos – pero cuando Poseidón le dio a la ciudad un manantial, produjo agua salada, mientras que el regalo que ofreció Atenea fue el fructífero y longevo olivo. 

Alivio de La Pensativa Atenea. La diosa, frente a una estela, se apoya casualmente en su lanza. La estela ha sido interpretada de diversas maneras como un marcador de límite para un santuario, un archivo del tesoro o una lista de los muertos en la batalla. Ca 460 a. C. 

El aceite de oliva, como la sabiduría, puede suavizar la mayoría de las dificultades en la vida; puede nutrirnos, puede limpiar y sanar nuestros cuerpos, y cuando es consumido por el fuego proporciona calor y luz. Pero a pesar de su útil y relajante regalo, los antiguos retrataron a Atenea como una guerrera. Evidentemente, la sabiduría también puede significar estar preparado para luchar. Y es un hecho histórico que un invasor, al ver la estatua de bronce de Atenea de 10 metros de altura, con casco y armada con una lanza, que se elevaba sobre la Acrópolis, dio la vuelta a su ejército y se fue sin atacar la ciudad. 

Hay otra paradoja aparente en la representación de Atenea, y es que a menudo se la muestra con la cabeza de una gorgona sobre su pecho. La gorgona es una figura mítica muy antigua y extendida que resume todo lo que no queremos encontrar en la oscuridad: grande, fea, feroz, a veces con garras de bronce, colmillos de jabalí y piel escamosa, y con serpientes en el cabello. Lo peor de todo, se decía que una gorgona era tan horrible que solo mirarla convertiría a cualquier humano en piedra. ¿Por qué la imagen de la sabiduría divina llevaría la cabeza de una gorgona sobre su corazón? 

Según la leyenda, el héroe Perseo recibió la tarea de matar a la gorgona llamada Medusa por un rey que quería deshacerse de él, ya que parecía un desafío inevitablemente fatal. Sin embargo, con la ayuda de Atenea, fue posible, ya que le dio a Perseo un escudo con forma de espejo, y al mirarse en el espejo en lugar de a Medusa, fue capaz de asestar el golpe que la mató. Le presentó la cabeza a Atenea, y ella la usó como tributo, pero incluso la cabeza sin vida todavía tenía el poder de petrificar a quien la mirara. 

Este símbolo, del corazón de Atenea protegido por la cabeza de Medusa que amenaza la vida, podría hacer que el estudiante del camino espiritual piense en varios puntos. Uno es que el camino a la sabiduría no es fácil ni suave; a menudo significa elegir lo que es difícil o incluso repelente. Y, en última instancia, la imagen puede hacernos pensar en las palabras de la Biblia: “Nadie me verá y vivirá”, y en la frase sufi de morir antes de morir para conocer la Perfección. Para percibir verdaderamente el corazón de la sabiduría, uno debe dejar de ser. 

Traducido por Arifa Margarita Jauregui 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.