Hazrat Inayat : Heaven on earth (Spanish version)

Hazrat Inayat: El cielo en la tierra 

En la oración de la Iglesia cristiana hay una frase: “Hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo”. Esto proporciona una gran clave hacia la metafísica. Da una pista al observador, que Su Voluntad, la cual se cumple fácilmente en el Cielo, tiene dificultades para cumplirse en la tierra. ¿Y quién se opone a su voluntad? El hombre. ¿Y dónde yace la voluntad de Dios? En el ser más profundo del hombre. ¿Y qué se alza como obstáculo? La superficie del corazón del hombre, y esto significa lucha en el hombre mismo. En él está la Voluntad de Dios y en él está el obstáculo. En la esfera dentro de él, está la voluntad de Dios, como en el cielo; y en donde está el obstáculo, ahí está la tierra. 

“Si uno no se da cuenta del cielo en la tierra, 
uno no puede darse cuenta de este en el cielo.” 

Mediante esta oración, el hombre está preparado para eliminar el obstáculo que se presenta ante la voluntad de Dios. Ahora, ¿cómo podemos distinguir entre esos dos aspectos de la voluntad: la Voluntad de Dios y el obstáculo, que es la voluntad del hombre? Es fácil para una persona con una mente clara y un corazón abierto distinguir, si solo conociera el secreto, porque a lo que es la voluntad de Dios, todo su ser responde, y al hacer su voluntad todo su ser queda satisfecho. Cuando es solo su voluntad, un lado de su ser puede estar satisfecho por un cierto tiempo, y luego surge un conflicto en sí mismo. Él mismo encuentra fallas en la idea o acción. Él mismo se siente insatisfecho con su propio ser. Cuanto más amplio sea el alcance en el que observa su idea o su acción, más insatisfecho se volverá. Cuando de esta manera, por el rayo de inteligencia, uno ve la vida, uno comienza a distinguir entre su voluntad y la Voluntad de Dios. El Reino de Dios, que está en el cielo, viene a la tierra. No significa que desaparezca del cielo, sino que no solo el cielo permanece como un reino de los cielos, incluso la tierra se convierte en un reino de los cielos. El propósito detrás de toda esta creación es que el Cielo pueda realizarse en la tierra. Si uno no se da cuenta del cielo en la tierra, uno no puede darse cuenta de este en el cielo. 

Uno puede preguntarse, ¿qué quiero decir con cielo? El cielo es ese lugar donde todo es elección del hombre, y todo se mueve a sus órdenes. El cielo es la condición natural de la vida. Cuando en la tierra, la vida se enreda tanto que pierde su armonía original, el Cielo deja de existir, y el motivo del alma es ganar en la vida el reino de los cielos que el alma ha perdido. No se logra nada en la vida que dé esa satisfacción que solo se puede lograr al traer el Cielo a la tierra. 

Traducido al español por Arifa Margarita Jauregui 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.