About love and law (Spanish version)

Sobre el amor y la ley

Las almas derretidas en el fuego de una historia de amor a veces han tomado consuelo de un dicho en el Vadan, Talas. Este comienza:”Por encima de la ley está el amor…”, y como tales romances a menudo parecen romper inconvenientemente las reglas y convenciones que gobiernan nuestra sociedad, los amantes, abrumados por un torrente de sentimientos, pueden sentirse justificados (o al menos excusados) por este fragmento de sabiduría. Pero como Hazrat Inayat Khan deja claro en su enseñanza sobre la Gracia Divina, publicada aquí y aquí, hay una aplicación aún más amplia. No sólo los amantes humanos tienen un corazón que trasciende más allá de todas las fronteras, sino también el corazón de Dios. Esa es la esencia de la gracia: amor que no presta atención a las reglas.

Pero aunque nos podamos sentir optimistas cuando pensamos en la posibilidad de que la gracia divina descienda sobre nosotros de forma inesperada, ya que siempre estamos abiertos a bonificaciones inesperadas, la gracia implica algo que quizás no hemos considerado sobre la Presencia Divina. Dios no es una “fuerza” predecible, tal como podríamos describir en la física, sino un Ser vivo con completa libertad de acción. Como Hazrat Inayat Khan señala, muchas personas proclamarán con orgullo su propio “libre albedrío”, y sin embargo descartarán la posibilidad de que Dios sea también libre de elegir. Pero si estamos hechos a la imagen de Dios, entonces todos nuestros aspectos deben ser un reflejo, aunque sea distorsionado o débil, de las cualidades divinas. Por lo tanto nuestro libre albedrío, tal como es (y a menudo es mucho menos de lo que sospechamos) es un reflejo de la perfecta libertad de la voluntad Divina.

Reconocer verdaderamente esta libertad cambia inevitablemente nuestra relación con Dios. Si lo divino no es más que una ley, podemos comportarnos como tal vez lo hagamos con las leyes humanas, como por ejemplo las normas de tráfico: a veces las obedecemos y a veces no, y si no nos paran inmediatamente y nos multan, entonces ¿qué daño puede haber? Pero si la Divinidad, que es omnipresente y omnisciente, es también impredecible, entonces nuestra relación no puede darse por sentada.

Tampoco podemos esperar mantenernos en buenos términos con Dios observando fielmente las leyes divinas, aunque ciertamente deberíamos hacer lo que sea posible. Debemos admitir que somos humanos, con fallas inevitables, y siempre nos quedaremos cortos. Nuestra salvación por lo tanto, debe ser en el amor, no en la ley, y por eso el dicho en el Vadán concluye de esta manera: “por encima del amor está el Amado”.

Por eso el disciplinarse es el primer paso, pero el segundo paso, el paso que nos lleva a la meta, es despertar en nuestros corazones el amor por el divino Amado.

Traducción: Abdel Kabir Mauricio Navarro J.

One Reply to “About love and law (Spanish version)”

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.