Hazrat Inayat : The power of breath pt IV (Spanish version)

Hazrat Inayat : El poder de la respiración pt IV 

El siguiente post es el último de esta serie de enseñanzas de Hazrat Inayat Khan sobre el poder de la respiración. En las primeras entregas, Hazrat Inayat Khan desarrolló el trabajo de la respiración en la naturaleza y en nuestro cuerpo y mente. Aquí, concluye con una embriagadora invitación a elevarse a través de la respiración y unirse al místico en la eternidad. El post anterior de la serie se puede encontrar aquí

Desde el momento en que el hombre percibió por primera vez que había un secreto en la respiración, ha querido usar su comprensión del secreto para poder realizar maravillas y llegar a los espíritus, para dominar los elementos, leer los pensamientos, transmitir los pensamientos y realizar cualquier fenómeno psíquico u oculto. Pero tratar de hacer estas cosas es dar perlas para comprar guijarros. ¡Qué desperdicio vivir la vida para obtener estos poderes cuando el aliento es la cuerda que nos lleva de este plano mortal a la inmortalidad, que nos salva de las luchas y preocupaciones de esta vida transitoria, y nos lleva a la felicidad y la alegría y la paz que toda alma anhela! Si el aliento puede lograr estas perlas, ¿no logrará también las pequeñas cosas, los guijarros, las necesidades mundanas? Sí, lo hará. Después de todo, haber hecho algunas maravillas no es nada. 

Un hombre quizás se esfuerza todo el día en ganarse el pan para vivir cómodamente; otro siempre se preocupa por cómo mantenerse a sí mismo y a sus hijos. Otro piensa: “¿Qué puedo hacer para salvar a mi prójimo de sus problemas?” Si comparamos a estas personas, para ver quién es el más grande, vemos que el más grande es aquel cuyo ideal es el más grande. 

Cuando consideramos a los grandes héroes del pasado y del presente, a los que admiramos y a los que miramos con esperanza de una correcta orientación, veremos que lo que les ha hecho grandes ha sido la grandeza de su ideal. Cuanto más bajo es el ideal, menos esfuerzos; cuanto más alto es el ideal, más grande es la vida. Si usamos toda nuestra inteligencia, fuerza y sabiduría para lograr alguna cosa pequeña, es sólo un desperdicio de vida. Considerar qué grandes cosas se pueden lograr, buscar hacer aquellas cosas que serán más útiles y valiosas para los demás, esa es la vida ideal. El hombre que ha ganado dinero sólo para mantenerse cómodo, ¿qué ha logrado con su vida? Si acaba de satisfacer su deseo de vagar en un automóvil, de establecer una casa confortable, de tener gente que le espere, no puede ser feliz, porque no ha logrado nada con su vida. Puede tener muchas casas, puede tener mucho dinero en el banco, puede hacerse un gran nombre, pero no será nada en comparación con el hombre cuyo poder es mayor que toda riqueza, posición o fama. Tal hombre será mucho más feliz con las pequeñas cosas del mundo; ha ganado esa paz con la que los placeres y las alegrías transitorias de esta tierra no pueden compararse. 

La vida del uno es como los labios que tocan una copa de vino delicioso; la vida del otro es como beber toda la copa llena de vino celestial. ¡Qué diferencia entre tocar el vino con los labios y beberlo! Los placeres de la vida son como tocar el vino. La experiencia de estos placeres es sólo como un sueño, una alegría pasajera; viene y se va de nuevo. Uno anhela que la alegría de ese pequeño placer se quede, pero ¿cómo puede quedarse? Aunque se intentara durante miles de años, no se podría mantener la felicidad que es externa. La única manera de obtener la dicha eterna es hacer como los místicos, y elevarse con la ayuda de la respiración de un plano a otro, encontrando la mayor alegría y la mayor felicidad. 

Se parece a la toma de una droga o medicina. Una persona puede sentarse en meditación, y soñar e imaginar que es muy feliz. Una persona de mente material puede decir fácilmente que una persona meditativa se hipnotiza a sí misma pensando que está llena de alegría, pero ¿no es hipnotismo cuando una pequeña palabra de adulación le agrada a uno, cuando un poco de plata y oro produce tal cambio de expresión en el rostro? El materialista, al no entender esto, se reirá del místico y lo llamará soñador, pero si el místico es un soñador, ¿qué es el hombre mundano? ¿No es también un soñador? ¿Qué es lo que produce la alegría en estas cosas que no tienen importancia? Si es bueno ser hipnotizado por la plata y el oro, ¿no es mejor que el místico sea hipnotizado por su ideal divino de perfección? La plata y el oro serán ciertamente arrebatados; al menos el ideal de Dios del místico perdurará. 

Cuando consideramos cómo esta vida y nuestro entorno pueden acorralarnos y restringirnos, comprendemos cómo es que con todas nuestras esperanzas todavía buscamos la soledad, intentamos estar solos y cerramos los ojos a todas las cosas pasajeras. La vida y la actividad que se dirigen a experimentar los placeres de la vida, las fuentes transitorias de alegría y placer, todo se desvanece ante lo que buscamos en la soledad, donde nos esforzamos por alcanzar las cosas interiores y duraderas. Incluso si nuestra cama es cómoda, si nuestra casa contiene todas las comodidades que el corazón puede desear, la mente sigue pasando por todo tipo de tormentos, y el sueño no llegará. Podemos descansar un poco y sentarnos en quietud para obtener paz, pero el verdadero problema nunca se va. Es para ahogar este problema que la gente toma drogas e intoxicantes, y se pierden en la búsqueda de cosas comunes, aunque sean indeseables. Todo el mundo se esfuerza por obtener algún remedio que le permita alcanzar el gozo, el placer y la paz que su vida interior busca inconscientemente; pero no puede conseguirlo. Si trata de obtenerlo a través de drogas o intoxicantes, sólo se convierte en un esclavo de ellos. Si, en su defecto, busca obtener su deseo a través de otros vicios, nunca encontrará la satisfacción que busca. 

Ven al místico, entonces, y siéntate con él cuando estés cansado de todos estos otros remedios que has empleado en vano; ven y toma un vaso de vino con él. El vino místico es la absorción interior, que elimina todas las preocupaciones y ansiedades y problemas y cuidados del plano físico y mental. Todo esto está ahora eliminado para siempre. El místico es el que descansa; es el que experimenta esa felicidad que otros no experimentan; es el que enseña el camino para alcanzar esa paz y felicidad que son la herencia original del alma del hombre. 

Traducido al español por Arifa Margarita Rosa Jáuregui 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.