Tales : Only a bowl of rice (Spanish version)

Cuentos : Sólo una taza de arroz 

Una vez, hace mucho tiempo en China, había dos hombres jóvenes que trabajaban juntos todos los días en el mismo negocio. El trabajo era físico, agotador y sucio, y cada noche caían en sus camas exhaustos. 

Entonces un día, mientras hacían una pausa por un momento, un joven le dijo al otro: “He oído que en el templo cercano hay un sabio que es muy profundo, y capaz de responder a todas las preguntas. Vayamos allí y preguntemos si tenemos razón en seguir trabajando así.” El otro estuvo de acuerdo, y así, cuando pudieron, hicieron una visita al templo. 

El sabio escuchó atentamente mientras le explicaban que trabajaban todos los días hasta el agotamiento, y luego le preguntaron si debían seguir haciéndolo. Después de cerrar los ojos en meditación por un rato, dijo simplemente “Sólo una taza de arroz”. 

Los dos hombres se inclinaron respetuosamente y se marcharon, preguntándose cada uno: “¿Sólo una taza de arroz? ¿Qué quiere decir el sabio? ¿Qué significa?” 

Después de algún tiempo, uno de los hombres dejó ese trabajo, mientras que el otro se quedó, y no fue hasta muchos años después que se encontraron de nuevo. 

Entonces, dijo uno, “Tomemos un poco de té, y nos contamos cómo han ido nuestras vidas”. 

El que se había quedado en el trabajo duro dijo, “Después de escuchar las palabras del sabio, decidí que el significado era éste – que sólo hay una taza de arroz entre yo y el hambre. Este duro trabajo es la fuente de cada taza de arroz que como, así que debo continuar. Por lo tanto, trabajé aún más duro, ascendí a un puesto de responsabilidad, ahorré lo que gané, y ahora tengo un negocio propio. Mi éxito se debe a la sabiduría del sabio”. 

El que se había ido dijo: “¡Qué extraño! Encontré un significado diferente. Cuando reflexioné profundamente sobre las palabras del sabio, pensé, uno sólo necesita una taza de arroz para sobrevivir, pero todos mis esfuerzos en este trabajo no hacen crecer ni un solo grano de arroz. Por lo tanto, me fui, volví a mi pueblo y comencé a trabajar en el campo. Ahora tengo una gran y próspera granja de mi propiedad, de la que cosecho muchos sacos de arroz cada año, y todo gracias a la sabiduría del sabio”. 

“¿Pero cómo puede ser que hayamos entendido su consejo de forma tan diferente?” dijo el otro. “Seguramente uno debe haberse equivocado. Deberíamos visitar al sabio de nuevo, y pedirle que nos explique.” 

Por lo tanto, fueron al templo, se postraron ante el sabio y le contaron sus historias. “Maestro”, dijeron, ” vinimos juntos con un problema, y nos diste una respuesta, pero tomamos dos caminos opuestos en nuestras vidas. ¿Te malinterpretamos? ¿Alguno de nosotros se equivocó? Por favor, explícanos.” 

Como antes, el sabio cerró sus ojos por un momento. Luego, saliendo del silencio, dijo: “Sólo una diferencia de pensamiento”. 

Traducción: Abdel Kabir Mauricio Navarro J. 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.