Tales : The water of compassion (Spanish version)

Cuentos: El agua de la compasión 

Ërase una vez un cierto Jeque a quien uno de sus acompañantes le pidió que hablara acerca de la compasión. El Jeque permaneció en silencio por un tiempo, y luego dijo: “Durante cuarenta años he ofrecido mis oraciones y meditaciones al Uno. Al principio, todo lo que hice fue ensordecerme con el sonido de mi propia voz. Aullé como un chacal en el desierto, con el mismo efecto que el chacal tiene sobre las estrellas. Pero sentí que debía haber algún propósito para estas devociones, así que insistí. Luego, poco a poco, hubo un cambio, y finalmente un día, me conmoví profundamente, porque llegó un mensaje desde el interior de que mis oraciones habían sido aceptadas. ¿Puedes imaginar mi asombro? ¡Después de muchos años de llamadas, hubo una respuesta! Como si las estrellas finalmente hubieran hablado con el chacal. A partir de entonces llegó una comunicación regular desde lo Invisible, y sentí una profunda gratitud por este abrazo compasivo. Aunque no los busqué, los estudiantes comenzaron a aparecer, y como mis devociones habían sido favorecidas con una señal desde Arriba, sentí que era un deber compartir con ellos lo que había encontrado “. 

“Ya veo”, dijo su acompañante. “Como el Creador había satisfecho tu sed, compartiste con ellos el agua de la compasión”. 

“No”, dijo el Jeque y las lágrimas comenzaron a rodar por sus mejillas. “Eso pensé, pero la historia aún no termina. Quizás hayas escuchado esta historia. Un beduino que vagaba por el desierto se encontró con un pequeño oasis que nunca había visto antes, y cuando el agua de esa pequeña piscina humedeció su lengua reseca, le pareció dulce y deliciosa. Pensó: “¡Este tesoro debe ser presentado al Sultán!” Entonces, llenó una piel de agua y fue a la ciudad real. 

“Cuando presentó su ofrenda, el Sultán encontró que era fangosa y muy salada, apenas potable, de hecho, pero también entendió que para el beduino que habitaba en el desierto, era preciosa. Por lo tanto, instruyó a sus ministros para que le dieran al hombre una bolsa de oro y lo nombraran el guardián de por vida de ese oasis. También les advirtió que tuvieran mucho cuidado que, al salir de la corte, no viera el vasto río que fluye al lado del palacio “. 

El acompañante asintió. “¿Y cómo puedo entender esta historia?” 

“De esta manera”, continuó el Jeque. “Con el paso del tiempo, llegaron más y más estudiantes, haciendo preguntas como tú sobre los misterios Divinos, y les di lo que pude de lo que había descubierto. Entonces, un día, cuando me arrodillé de la manera habitual ante el trono y ofrecí mi devoción, sucedió algo inesperado. Fui elevado hasta un reino que nunca había conocido, nunca había siquiera sospechado y me llevaron a ver el río. 

“Y en ese momento supe la profundidad de mi pobreza. Todas mis oraciones no eran más que una piel rancia llena de agua salada junto al vasto río de Su generosidad. 

“Y ese fue el momento en que finalmente supe algo sobre la compasión”. 

Traducido al español por Arifa Margarita Rosa Jáuregui 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.