Constancy and change (Spanish version)

Constancia y Cambio

Cerca de la mitad de la población del mundo esta actualmente confinada en una forma u otra. Algunos han pasado muchas semanas en casa sin ni siquiera atravesar el umbral de su puerta, mientras que otros tienen un poquito más de libertad, pero hablando en general, la turbulenta vida de todos se ha detenido.

Esto ha sido frustrante para muchos. Nuestra era moderna asigna valor al cambio; seguimos ciclos de innovación en nuestra vestimenta, nuestra tecnología, nuestro esparcimiento, nuestras carreras y a veces en nuestras relaciones. Muchos parecen estar aterrados del aburrimiento. Y, aun así, paradójicamente, también damos valor a aquello que perdura. Un perfecto ejemplo de esto es el oro, que ha sido considerado precioso desde la alborada de la humanidad, porque a diferencia del denso y útil hierro, no se corroe y permanece brillante por miles de años.

También valoramos la constancia en la amistad. Nuestras vidas, como ríos que fluyen, se tocan, y una amistad que puede sobrevivir a todas las inundaciones, remolinos y periodos de sequia que sobrevienen es rara y preciosa. Tal vez es porque, como lo dice Hazrat Inayat Khan en esta publicación, la constancia es reflejo de la eternidad. En nuestra más intima esencia, anhelamos la perdurable certeza de la Verdad, por aquelloque fue, es y siempre será.

¿Entonces por qué somos tan adictos a la novedad? Tal vez esto viene de nuestro sentido de frustración con cada nueva experiencia, cada nuevo juguete; comenzamos cosas esperando que aquí, finalmente encontraremos lo que estamos buscando, y entonces después de una semana o un mes o un año, descubrimos que estamos insatisfechos, y seguimos buscando algo, pero no podemos decir que es.

Pero, como lo podríamos aprender de nuestra experiencia con las amistades, la constancia no ocurre simplemente. Requiere esfuerzo y la madurez para reconocer que la satisfacción momentánea tiene poco valor en comparación con lo que proviene de mantener en alto la luz de un ideal.

Traducción al español: Hafiz Juan Manuel Angel 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.