Hazrat Inayat : Awakening pt IV (Spanish version)

Hazrat Inayat : Despertar pt IV 

En esta entrega de nuestra serie, Hazrat Inayat Khan comienza a explorar los diferentes estados de la conciencia, iniciando por lo que denominamos ‘despierto’ y ‘dormido’. La publicación anterior de la serie se puede encontrar aquí 

Las palabras ‘despierto’ y ‘dormido’ nos parecen muy familiares porque las usamos para expresar diferentes estados en la vida. Pero en realidad, cuando lo miramos desde el punto de vista del alma, estamos dormidos y despiertos al mismo tiempo. Por ejemplo, cuando estamos observando cierto objeto, cuando nuestra mente está completamente absorta en él, no escuchamos nada en ese momento. Y cuando estamos escuchando algo y estamos absortos en el que escuchamos, cuando nuestro sentido del oído está entonces enfocado, aunque nuestros ojos estén abiertos no estamos mirando. Esto demuestra que cuando un sentido está completamente despierto, el resto de los sentidos están dormidos. De la misma manera, la mente está ausente mientras experimentamos una sensación a través del cuerpo; y cuando experimentamos algo a través de la mente, el cuerpo no participa. Mientras más observamos el dormir o estar despierto desde el punto de vista fisiológico, más encontraremos que no son lo que usualmente entendemos por estas palabras, pero que cada momento del día y de la noche estamos al mismo tiempo dormidos y despiertos. Además, cuando una persona está dormida y experimentando un sueño, está despierta a algo y sin embargo dormida ante las cosas externas. Para un mundo está dormida, para otro despierta.  

Según los místicos, existen cinco estados de conciencia. Un estado es nuestra experiencia a través de los sentidos. En esta condición, nuestros ojos están listos para ver, nuestros oídos para escuchar, y estamos despiertos al mundo exterior. Este es el único aspecto de estar despiertos que reconocemos como tal, pero existen otros cuatro aspectos además de este. El segundo aspecto es cuando una persona está dormida y sin embargo experimenta la vida exactamente como lo hace en este plano del mundo físico. Este es el estado del sueño; lo llamamos un sueño cuando despertamos y hemos pasado por ese estado. Mientras estamos soñando, ese estado es tan real como este mundo físico, y no hace falta nada en el sueño que podamos encontrar aquí. Mientras soñamos nunca pensamos que es un sueño, pero muchas cosas que no podemos encontrar aquí en el plano físico podemos encontrarlas en el estado de sueño. Todas las limitaciones y todo lo que nos hace falta en esta vida están disponibles en el estado de sueño. A todo lo que le tenemos cariño, todo lo que quisiéramos ser, y todo lo que necesitamos en nuestra vida, es más fácil de encontrar en un sueño que en un estado despierto. Cuando despertamos y regresamos a esta vida, la llamamos real y a lo otro un sueño, y decimos que era imaginación, sin ninguna realidad; pensamos que sólo estamos despiertos en este plano físico, que solo esto es real. Pero ¿es el ayer tan real como el ahora? Todo lo que ha sucedido desde el momento que llegamos a la Tierra, todo eso es pasado, todo es ayer; sólo este instante es ahora. Si no es un sueño, ¿entonces qué es? Sólo reconocemos aquello que vimos en el sueño como que era sólo un sueño; pero todo lo que es pasado no es en realidad nada más que un sueño.  Es ‘este instante’ el que nos da la sensación de realidad, y es eso que estamos experimentando lo que se convierte en real para nosotros, mientras que aquello que no estamos experimentando, de lo que no somos conscientes, no existe para nosotros en este momento.  

Entonces cada uno tiene su propia vida y su propio mundo. Su mundo es aquello de lo que es consciente; y de esta forma cada uno tiene su paraíso y su infierno hecho para sí mismo. Vivimos en el mundo al que estamos despiertos, y para el mundo ante el que no hemos despertado, estamos dormidos. Estamos dormidos a esa parte de la vida que no conocemos.  

Otra experiencia es aquella del hombre que vive en el mundo de la música, cuyos pensamientos e imaginaciones son sobre la composición de música, quien la disfruta, para quien la música es un lenguaje. Vive bajo el mismo sol que el resto de las personas, y sin embargo su mundo es diferente. Beethoven, quien ya no podía escuchar la música con sus oídos, disfrutaba la música que leía y tocaba, mientras que quizás otra persona con excelente oído no la escuchaba. El alma de Beethoven esta en ella y la música estaba en él mismo.   

Entonces, existe el tipo de experiencia que tenemos a través de nuestros sentidos, nuestros cinco sentidos; pero este es un mundo, un plano de existencia, y está la otra existencia que experimentamos en el sueño, y ese también es un mundo, un mundo diferente, con leyes distintas. Aquellos que consideran el sueño solo como un sueño, no saben la importancia, la grandeza, la maravilla en él. El plano del sueño es más maravilloso que el plano físico, porque el plano físico es crudo, limitado, y pobre, y está sujeto a la muerte y la enfermedad; el otro plano que experimentamos en el sueño es mejor, más puro, y tenemos más libertad en él. 

Continuará… 

Traducido por Darafshan Daniela Anda 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.