Hazrat Inayat : The God Ideal pt I (Spanish version)

Hazrat Inayat: El Ideal de Dios pt I

Dios y el ideal de Dios pueden explicarse como el sol y la luz. Y así como llegan los momentos en que el sol se cubre con nubes, también llegan los momentos en que el ideal de Dios se cubre con el materialismo. Pero si la nube cubre por un momento el sol, eso no significa que el sol se haya perdido para ti y aunque en el reinado del materialismo el ideal de Dios parece haber desaparecido, sin embargo, Dios está allí de todos modos.

La condición del mundo es como las olas en constante aumento y descenso. A veces parece elevarse y a veces descender, pero con cada ola que sube y baja el mar es el mismo, y con todos sus cambios la vida es la misma.

Encontramos que durante los últimos años en todo el mundo ha llegado una fase en la que el ideal de Dios parece completamente olvidado. No significa que las iglesias hayan desaparecido, no significa que Dios no existe, sino que una luz que una vez estuvo allí ha dejado de iluminarnos. Pero al mismo tiempo, como llega la noche después del día, estos cambios de condición se hacen realidad: luz y oscuridad.

En la era de la ciencia, por un lado, del materialismo por el otro, y el comercialismo en la cima, el hombre parece haberse cegado en la adquisición de riqueza y poder, y no ve nada más. No es la búsqueda de la luz; buscar la luz es la naturaleza de cada alma, pero la gran pregunta es, ¿cómo puede llegar la luz cuando una nación está en contra de otra nación, una raza contra otra raza, los seguidores de una religión contra los seguidores de otra? ¿Cómo puede allí haber Paz y cómo puede allí llegar la Luz? La señal del día es que todas las cosas se ven claras, y la señal de la noche es que nada puede ser encontrado o visto, hay nubes. La pesadilla más terrible que el mundo jamás haya visto acaba de expirar; y aunque esa pesadilla parece haber desaparecido, su efecto todavía está aquí, y el efecto que queda es peor que la causa, porque el prejuicio es peor que el derramamiento de sangre. Y cuando el hombre tiene sed de la sangre de su prójimo, ¿cómo podemos decir que hay luz? Si un hombre come alegremente en su mesa cuando su vecino se está muriendo de hambre, ¿dónde está la luz?

Esa es la condición de la humanidad hoy. ¿Y cuál es la causa? Es porque la Luz, el ideal de Dios no está allí.

Una vez me sorprendió una respuesta muy simple de una criada, cuando un hombre vino a la puerta y llamó. La criada no estaba libre para atender de inmediato, se tomó su tiempo, y cuando finalmente abrió, el hombre estaba muy enojado y dijo: “¿Por qué no abriste la puerta rápidamente?” Y luego le pregunté a la criada: “¿Cuál crees que fue la razón por la que la persona se enojó?” y ella dijo, con su expresión inocente, “Porque no hay Dios con él”.

Amigos, la palabra de Cristo es que Dios es Amor, y si Dios es Amor, entonces, cada uno de nosotros, podemos experimentar a Dios en nosotros al expresar a Dios en nuestra vida. Sí, de acuerdo con las costumbres externas de las diferentes religiones, uno va a la iglesia, uno va a la mezquita, uno a la sinagoga, uno al templo de Buda, pero la iglesia interior no está en la mezquita ni en la sinagoga, sino en el corazón del hombre, donde Dios habita y donde está la morada de Cristo. Con este elemento divino encendido en el corazón del hombre, él irá a la casa de oración y entonces su oración será escuchada. Hay una historia bien conocida en la India, de una niña que estaba cruzando un lugar donde un musulmán estaba haciendo su oración, y la ley dice que nadie debe cruzar por donde una persona está orando. Cuando la niña regresó, el hombre le dijo: “¡Qué insolente! ¿Sabes qué pecado has cometido?”. “¿Qué hice?” dijo la niña. Y el hombre le dijo que a nadie se le permitía cruzar. “No quise hacer ningún daño”, dijo la niña, “pero dime, ¿qué quieres decir con rezar?” .”Para mí, la oración es pensar en Dios”, dijo el hombre. “¡Oh!” ella dijo: “Iba a ver a encontrarme con un joven y estaba pensando en él y no te vi; y si tu estabas pensando en Dios, ¿cómo me viste?”.

La idea, por lo tanto, mis amigos, es que la oración se vuelve viva si se ofrece desde un corazón vivo; desde un corazón muerto, la oración no tiene sentido y está muerta. Hay una historia de un árabe, que corría hacia la mezquita donde se ofrecía la oración de Dios, pero antes de que pudiera llegar, las oraciones habían terminado. En el camino se encontró con un hombre que venía de la mezquita y le preguntó: “¿Han terminado las oraciones?” El hombre respondió que habían terminado, y el otro suspiró profundamente y dijo “¡Ay!” Entonces el hombre preguntó: “¿Darías la virtud de tu suspiro a cambio de las virtudes de mis oraciones?” Y el otro estuvo de acuerdo. Al día siguiente, el hombre simple vio al Profeta en un sueño, quien le dijo que había hecho un mal negocio, porque ese suspiro valía todas las oraciones de toda una vida, porque era de corazón.

Continuará…

Traducido por Arifa Margarita Jáuregui

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.