Hazrat Inayat : Abroad in the West pt III (Spanish version)

Hazrat Inayat: Afuera en Occidente pt III 

Esta publicación concluyó las breves memorias de Hazrat Inayat Khan de sus primeros años en el oeste. Esto parece haber sido escrito mientras la Primera Guerra Mundial todavía estaba en su apogeo y, por supuesto, fue solo después de que cesaron los combates que su enseñanza creció y se extendió por Europa. La publicación anterior está aquí. 

Mis asociados, entre los que se encontraban mis dos hermanos, Maheboob Khan y Musharaff Khan, y mi primo Muhammad Ali Khan, prestaron su mayor servicio al dedicarse al establecimiento de la Orden sufí que, a su debido tiempo, se estableció sobre una base firme. Como el misticismo se había convertido hasta ahora en algo oculto y esotérico por algunos maestros que lo enseñaban sólo a aquellos que pertenecían a su propia raza, religión, nación o clase, era mi tarea inculcar al mundo que les pertenecía a todos; y que, como yo lo había adquirido del hombre, debía volver a impartirlo al hombre, sin cuestionar su derecho, su casta o su credo. 

Después de mi viaje por Estados Unidos, vine a Europa y visité Inglaterra, donde inmediatamente busqué a mis propios compatriotas con la esperanza de ver caras familiares una vez más, ya que había visto tan pocas desde que salí de la India. Pero, para mi gran decepción, descubrí que eran exactamente lo contrario de mis expectativas; algunos parecían estar evitando a sus compatriotas a propósito, y los otros estaban decididos a mantenerse en su propia camarilla. Esto reveló una influencia errónea de la cultura occidental en sus vidas. 

Por fin, con un esfuerzo continuo, reuní a mis compañeros espirituales de entre los europeos que me rodeaban, y estos demostraron ser más uno con mi alma que mi propia gente. Encontré mucha más simpatía y respuesta de los ingleses de lo que esperaba de ellos cuando estuve en la India. Su naturaleza amable y cortés reveló una marcada diferencia entre el Viejo Mundo y el Nuevo. Pero había poca curiosidad por la India y su gente, y al principio me resultó muy difícil entrar en contacto con mentes abiertas a la filosofía. 

Fue al escuchar la voz de las sufragistas que sentí que surgía una nueva religión del sexo, que traería libertad a las mujeres en todas las etapas de la vida. Me pareció que las mujeres estaban preparadas para la ciencia, el arte, la religión y la filosofía, mientras que su sufrimiento en la vida también las acercaba a los campos más amplios del intelecto. Vi una falta de armonía entre hombres y mujeres, esa armonía de la que depende la verdadera felicidad de las naciones. El secreto de este triste estado, que es desconocido para ambos sexos, radica en la falta de cultivo del pensamiento y en el deseo de obtener ganancias mundanas sacrificando todo lo demás, mientras que ambos sexos deben encontrarse en el mismo plano de evolución antes de que posiblemente pueda ser alcanzada la fase ideal. 

Aparecí varias veces en público, y finalmente ante la realeza, y así preparé el terreno para sembrar la semilla del sufismo en Inglaterra. Se estableció una Sociedad Editorial Sufí, el órgano más necesario para la propagación y el mantenimiento de la Orden, fundada con el loable objeto de publicar obras sobre misticismo, filosofía, religión, arte, ciencia, literatura y música tanto antiguos como modernos. 

Mi viaje a París fue más por música que por filosofía. Gracias a los amables esfuerzos de amigos como Debussy, el famoso compositor, pude llevar a cabo mi misión a través de mi arte con gran éxito. Gracias a mi larga estancia en Occidente, así como a mi estrecha amistad con varios estudiosos de la música que habían entrenado mi oído a la música occidental, aprecié especialmente la de Francia, que está tan llena de amor y emoción. Hablé en el Congreso Musical, el Musee Guimet y en la Universidad. La tendencia sensible e idealista de los franceses ayuda a desarrollar esas cualidades del corazón, que están en sintonía con la devoción. Su formación católica también los influye en el aspecto devocional del culto. 

Mi visita a Rusia tocó otra fibra sensible en mi naturaleza, porque me recordó de nuevo el Oriente. Encontré que la gente estaba abierta tanto al progreso moderno como al pensamiento antiguo. Conocí a los principales músicos, poetas y literatos, que demostraron estar absortos en su trabajo, agradecidos, amables y hospitalarios, todo lo cual promete mucho para su avance nacional. Me agradaron especialmente su cultivo de la voz y su gran interés en todos los aspectos del arte. Esta preocupación mostrada por muchos rusos destacados me dejó una impresión duradera. También encontré allí ese tipo de discipulado oriental que es natural en la nación donde la religión y el autosacrificio todavía existen, aunque el fanatismo de la Iglesia Ortodoxa se interpone en el camino del despertar espiritual más elevado. 

Antes de que pudiera llevar mi mensaje de paz al resto de Europa, esta angustiosa guerra convulsionó al mundo. 

Traducción por Yaqín Anda 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.